16 jun. 2016

NÓMINAS Y SEGUROS SOCIALES: MANEJAR UN PROGRAMA NO BASTA

Newsletter de Fundación Confemetal, 13.06.2016

La mecanización de numerosos procesos en la empresa ha llevado a una mayor agilidad y un mejor rendimiento... Pero también con frecuencia conduce a que se pierda el dominio de las mecánicas internas a las que responden esos procesos. 

Un claro ejemplo lo tenemos en la emisión de los recibos de salarios. No cabe duda de que la generalización de aplicaciones informáticas permite afrontar esa tarea con facilidad y con mayores garantías. Pero si quien maneja las aplicaciones desconoce el contenido y la lógica de los conceptos que forman la nómina y su estructura, el trabajo no se hará con la calidad deseable y, desde luego, no será posible resolver las dudas que planteen los trabajadores o la empresa. 

Los programas de nóminas mecanizan su emisión y nos simplifican el trabajo. Pero, obviamente, los programadores no son infalibles ni están reconocidos como fuente del Derecho. La inteligencia, el conocimiento, la capacidad de resolución de incidencias, no reside en la aplicación, sino en el profesional que la maneja. 


De ahí que, junto con los cursos dedicados a familiarizarse con la utilización de las distintas aplicaciones de emisión de nóminas, sigan siendo necesarias acciones formativas más de fondo, como las que programa Fundación Confemetal

Qué es el salario base y qué son los complementos, a qué responden éstos, cuándo se consolidan y cuándo no; cuándo tenemos que atenernos a la ley, cuándo al convenio y cuándo a lo pactado en el contrato de trabajo; qué conceptos tienen naturaleza salarial y cuáles son extrasalariales; cómo se retribuye a un trabajador de baja por enfermedad o accidente; cómo operan las retenciones a cuenta del IRPF… y otras muchas cuestiones tienen que ser conocidas por el responsable de emitir las nóminas y de realizar las cotizaciones, para que su trabajo tenga la fiabilidad exigible. 

Está muy bien que pulsando una tecla se generen las nóminas, pero seguimos necesitando que alguien sepa comprobar y explicar ese resultado. Es preciso entender los cómo, los porqués. Para que la respuesta ante una consulta nunca sea: “No lo sé, sale así del programa”.

No hay comentarios: